martes, diciembre 27, 2011

CONFIANZA EN DIOS

Muchas personas se plantean el sentido del dolor, ¿por qué Dios siendo inmensamente bueno permite que pasen tantas catástrofes?...a todos antes o depués nos toca el dolor y el sufrimiento de cerca y nos hacemos esa misma pegunta...yo la verdad he llegado a la conclusión de que por muchas vueltas que le demos nunca encontraremos la respuesta...

A ver está claro que muchas de las cosas malas que ocurren son consecuencia de nuestros propios actos, de nuestra libertad...pero hay otras que no llegamos a entender...enfermedades, catastrofes naturales,etc

Si todo estuviera claro, si la existencia de Dios fuera EVIDENTE, estaría atentando contra nuestra libertad, todos tendriamos que creer, no sería cuestión de Fe...Por ello Dios nos da la suficiente luz para quien quiere encontrarle, conocerle , amarle y seguirle, y la suficiente oscuridad para quien le da la espalda y no quiere saber nada de Él, aunque seguirá ahí día trás día llamando...

Por ello no podemos entender todo lo que pasa, todo lo que Dios pretende, sus intenciones, etc. Y a parte si entendieramos todo no sería Dios, Dios es un ser perfecto, omnipotente, inmensamente superior a nosotros, por ello no podemos pretender encasquillarlo en nuestra mente y en nuestro conocimiento, ya que supera nuestros límites... Es como un niño pequeño, que quiere coger el cuchillo de la cocina para jugar y su madre le riñe y le dice que no, que con eso no se juega! Su madre lo hace por su bien, pero el niño no lo puede entender...él solo quiere coger el cuchillo y jugar con él...¿¿porque su madre no le deja?? Entonces empieza a llorar y coge una rabieta....¿¿está haciéndolo mal la madre??Claramente no...igual nos pasa a nosotros...
Por ello pienso que lo que debemos hacer es confiar en él, igual que un niño confía en su madre aunque a veces no entienda el porque, pero es su madre y le ha demostrado y sabe de sobra que le quiere y no hará nada que sea malo para él...Con más razón debemos confiar en Dios, que lo ha dado todo por nosotros sin nosotros merecer nada...debemos decir ese FIAT de María, darle nuestra confianza....!


¡¡No nos puede defraudar!!


Aquí dos historietas que tratan de ejemplificar esto:



EL NAUFRAGO



El único sobreviviente de un naufragio llegó a la playa de una diminuta y deshabitada isla. El oró fervientemente a Dios pidiéndole ser rescatado, y cada día escudriñaba el horizonte buscando ayuda, pero no parecía llegar.


Cansado, finalmente optó por construirse una cabaña de madera para

protegerse de los elementos y almacenar sus pocas pertenencias.



Un día, tras merodear por la isla en busca de alimento, regresó a casa para encontrar su cabañita envuelta en llamas, con el humo ascendiendo hasta el cielo. Lo peor había ocurrido... lo había perdido todo. Quedó anonadado con tristeza y rabia. "¡Dios: cómo me pudiste hacer esto a mi!" se lamentó. Temprano al día siguiente, sin embargo, fue despertado por el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Había venido a rescatarlo.


¿Cómo supieron que estaba aquí?, preguntó el cansado hombre a sus salvadores. "Vimos su señal de humo", contestaron ellos.


Es fácil descorazonarse cuando las cosas marchan mal. Pero no debemos desanimarnos, porque Dios trabaja en nuestras vidas, aún en medio del dolor, la incertidumbre y el sufrimiento. 



¡Ten fe! 
Dios está contigo y te ayudará a salir adelante.






MI PADRE ES EL PILOTO



Un niño muy educado y formal subió a un avión, buscó su asiento y se sentó. El niño abrió su libro de pintar y empezó a colorearlo. No presentaba rasgos de ansiedad ni nerviosismo al despegar el avión. Durante un buen rato, hubo tormenta y mucha turbulencia. En un determinado momento hubo una sacudida fuerte, y todos estaban muy nerviosos, pero el niño mantuvo su calma y serenidad en todo momento. ¿Cómo lo hacia?, ¿Por qué estaba tan calmado? 

Una mujer frenética le preguntó: ¿Niño: no tienes miedo?

No señora, -contestó el niño- y mirando su libro de pintar le dijo: 

"Mi padre es el piloto".



Hay tiempos en nuestra vida en los que los sucesos nos sacuden un poco y nos encontramos en turbulencia. No vemos terreno sólido y nuestros pies no pisan lugar seguro. No tenemos donde agarrarnos y no nos sentimos seguros. Pero recuerden que nuestro amantísimo Padre Celestial es nuestro piloto. A pesar de las circunstancias, nuestras vidas están puestas en el creador del cielo y la tierra. Y la próxima vez que llegue una tormenta a tu vida o si en este momento estás pasando por una, alza tu mirada al cielo, siéntete confiado y di para ti mismo: 



¡Mi Padre es el piloto!

2 comentarios:

Miblog. Ángel dijo...

¡Bienvenidas!!!

VIP451 dijo...

Un blog precioso, yo realmente andaba buscando solamente una imagen de la Sagrada Familia Y me encontré este Blog que tiene un contenido reconfortante para el alma.

Yo tambien ando a la busqueda de una biblia catholica para instalarla en mi pocket phone ( HTC HD2) que que un pocket phone.
Si alguien sabe donde puedo buscar por favor dejeme informacion

Bendito sea Jesus